EL PODER DEL ACUERDO

944082_1018652981529503_5440981957897906954_n

“Además les digo que si dos de ustedes en la tierra se ponen de acuerdo sobre cualquier cosa que pidan, les será concedida por mi Padre que está en el cielo.” (Mateo 18:19) NVI

Hay leyes universales establecidas por Dios sobre la tierra. Así como Dios estableció la ley de la siembra y la cosecha, también existe la ley del acuerdo y ésta gobierna sobre toda la creación. A lo largo de la historia, el hombre no supo cumplir los pactos hechos con Dios. Primero Dios hizo pacto con Adán, luego con Noé, Abraham, Moisés, David, y así sucesivamente, hasta que tuvo que venir Dios mismo a la tierra para hacer un nuevo pacto que redima a toda la humanidad, de una vez y para siempre.

Dios quiere ponerse de acuerdo contigo para llevar adelante el propósito celestial por el cual fuiste creado. En la Biblia podemos leer la historia de Nehemías, el copero del rey Persa, que decidió ponerse de acuerdo con Dios para hacer Su voluntad, y restauró las murallas de la ciudad de Jerusalén, fortificó sus muros e instituyó nuevamente el culto a Dios en toda la nación.

El ministerio de restauración de Nehemías es para volver las cosas a su estado original. Dios quiere levantar tu vida para que puedas ser usado como un edificador del reino de Dios. Te invito a ponerte de acuerdo con Dios para ser parte de la historia que cambiará este mundo. Mira a tu alrededor, seguramente hay alguna muralla que el enemigo se encargó de destruir. ¡Es tiempo de reconstruirlas! Es tiempo de poner manos a la obra y edificar el reino de Dios en la tierra. Su reino es JUSTICIA, PAZ Y GOZO en el Espíritu Santo.

En la ciudad donde estés viviendo, te invito a tomar un tiempo para mirar con detenimiento a tu alrededor. Pide al Espíritu Santo que te ayude a identificar una muralla por reconstruir. Algún lugar donde el enemigo haya hecho de las suyas. Allí donde hay una necesidad, hay una oportunidad para mostrar el amor de Dios. Es tiempo de entrar en acuerdo con el cielo para manifestar la gloria de Dios en la tierra.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *