LA BENDICIÓN DE SERVIR A DIOS

LA BENDICIÓN DE SERVIR A DIOS

12803117_1042376912490443_3791524343567885049_n

No hay mayor honra en esta vida que servir a Dios. Él está buscando personas con un corazón dispuesto, que quieran formar parte activa en los planes que Dios tiene para la humanidad. En el libro de (Mateo 20:1-16) Jesús habla a sus discípulos por medio de una parábola, para explicar cómo Dios selecciona a sus obreros para trabajar en el Reino. Hay varias conclusiones que podemos sacar de esta enseñanza:

1. DIOS ES EL DUEÑO DE LA VIÑA: Él contrata a quien quiere, cuando quiere y paga a cada uno lo que considera justo. Todos son llamados, pero conforme a sus frutos y disponibilidad Dios los escoge. El tiempo y las pruebas forjan el corazón y el carácter de las personas.

2. HAY MUCHO TRABAJO POR HACER: Los obreros contratados no eran suficientes para cubrir toda la tarea, así que el dueño de la viña regresa una y otra vez a la ciudad durante toda la jornada buscando más obreros para contratar.

3. EL CORAZÓN DEL DUEÑO DE LA VIÑA: Dios está buscando obreros, gente en quien confiar, y en este sentido convoca no sólo a los que estaban dispuestos desde la primera hora, sino también a aquellos que en un primer momento no fueron seleccionados. Luego va una tercera, una cuarta y una quinta vez, cuando ya casi finalizaba la jornada. En la viña del Señor hay trabajo para todos. Él sólo necesita de corazones humildes, moldeables, dispuestos a hacer un pacto y poner manos a la obra.

4. LA GENEROSIDAD Y MISERICORDIA DE DIOS: Toda la riqueza le pertenece a Dios, y Él es generoso y misericordioso para con todos. Aquellos obreros que fueron llamados y escogidos al final, tienen garantizada la entrada al reino de Dios tanto como los que fueron llamados al comienzo del día. Todos reciben su paga. Dios extiende su gracia a todos aquellos que le son fieles y perseveran hasta el final.

Hay una Palabra de parte de Dios que estuvo resonando en mi corazón durante toda la semana. Se encuentra en el libro de Isaías 52:7 “¡Que hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias, buenas noticias de paz y de salvación, las noticias de que el Dios de Israel reina!”

El obrero en la viña de Dios es portador de buenas noticias. Llevamos noticias de paz, de salvación y bendición a toda la nación, las provincias, las ciudades y los barrios. Jesús es el Príncipe de Paz. Él, es quien transforma los corazones y llena nuestras vidas con una paz que sobrepasa todo entendimiento.

HAY 5 MONTES QUE LA IGLESIA DE HOY DEBE CONQUISTAR:

1. LOS FALSOS DIOSES: Todo aquello que busca ocupar el lugar de Dios en la vida del individuo. En el mundo de hoy hay todo tipo de distracciones que demandan sacrificios desmesurados, y aún llegan a ocupar el primer lugar en nuestras vidas. Se las detecta fácilmente porque ellas consumen la mayor parte de nuestro tiempo, esfuerzo y energías: el dinero, la ambición desmesurada, la codicia, el falso éxito.

2. OCULTISMO: Prácticas espirituales que buscan llenar el vacío interior de las personas por afuera del camino que Dios estableció. “Jesús le contestó: Yo soy el camino, la verdad y la vida; nadie puede ir al Padre si no es por medio de mí.” (Juan 14:6) NTV

3. LA CEGUERA ESPIRITUAL: La gente hoy en día es bombardeada permanentemente con todo tipo de mensajes e información. Esto confunde a las personas endureciendo sus corazones.

4. LA MENTIRA: Todo aquello que de alguna u otra manera tuerce la verdad, haciendo tropezar a las personas. La verdad de Dios los hará libres. “y conocerán la verdad, y la verdad los hará libres.” (Juan 8:32)

5. CORRUPCIÓN: Éste es un mal que afecta a todos los estratos sociales. Desde la persona más humilde, hasta las personas que tienen mayor cantidad de recursos. Es un complejo fenómeno social, político y económico, que afecta a todos los países del mundo. Perjudica a las instituciones, desacelera el desarrollo económico y contribuye a la inestabilidad política.

¿Hay algún monte personal que debes conquistar en este tiempo? Te animo a hacer como Caleb, que aún teniendo 85 años reclamó el monte que le pertenecía y lo conquistó.

“Así que dame la zona montañosa que el Señor me prometió. Tú recordarás que, mientras explorábamos, encontramos allí a los descendientes de Anac, que vivían en grandes ciudades amuralladas. Pero si el Señor está conmigo, yo los expulsaré de la tierra, tal como el Señor dijo.” (Josué 14:12) NTV. Reclama ésta Palabra para tu vida. Coloca tu pie sobre el monte que debes conquistar, y en el nombre de Jesús derriba esos gigantes que están usurpando aquello que te corresponde por herencia. Hermosos son sobre los montes los pies del mensajero que trae buenas noticias.

Leave a reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *